Maria Ontoba Maria Ontoba

"Marketing Account Manager"


Los mejores pueblos para pasar el verano

Pueblos de España para escapar de la ciudad

Twitter Facebook Linkedin

Julio 2020

Todos deberíamos tener un pueblo dónde ir a pasar un fin de semana, puentes o vacaciones...  

¿Qué os parece la idea de siestas interminablescomida rica con productos frescos de la huerta, niños que campan a sus anchas en calles y plazas sin molestar a nadie ni correr peligro alguno…?

Os proponemos paraísos en nuestra tierra y algunos a pocos kilometros de nuestra ciudad.

Colmenar, Málaga

Un pueblo con sabor a miel, casas encaladas de este pueblo de la Axarquía malagueña es una de las mayores desconexiones que se pueden disfrutar.

Durante el día, un baño en la piscina, unas tapas en lo de Belén (un hotel-restaurante) y por las noches, un paseo a la fresca. 

Se puede aprovechar para hacer turismo rural por el Parque Natural de los Montes de Málaga, que llegan hasta aquí, o bien hacer una escapada a la playa. La capital está a apenas 30 kilómetros.

O Vicedo, Lugo

En la comarca de la Mariña Occidental se sitúa este pueblito bueno de alrededor de 2.000 habitantes.

Mañanas de despertares perezosos para coger la toalla y la sombrilla y poner rumbo a playas como la de Abrela, Xilloi o Arealonga y tardes de contemplar las preciosas vistas a la isla Coelleira, que es un valioso refugio de aves migratorias. 

Para alojarnos, hay varias casas rurales llenas de encanto, como Casa Lamelas Almoina 

Besalú, Girona

Pasar las vacaciones en un pueblo que parece salido de un cuento medieval es posible, y Besalú es el nombre de la localidad gerundense a la que os proponemos dirigiros.

Localizada en el cruce de tres comarcas, el Alto Ampurdán, Pla de l’Estay y la Garrocha, este municipio es conocido por conservar uno de los conjuntos medievales más bonitos de España. El monasterio de Sant Pero, la iglesia de Sant Vicenç, el castillo, su barrio de la judería, el hospital de peregrinos…Está a apenas 31 kilómetros de distancia de Girona.

Chapinería, Madrid

A unos 50 km de Madrid, pertenece a la Sierra Oeste de la comunidad y tiene patrimonio y atractivos para dar y regalar... Su iglesia, en honor a la Virgen de la Concepción, la ermita del Santo Ángel y el Palacio de la Sagra, entre otros.

Si queréis prepararos para el sueñecito de ‘después’, reserva mesa en El Ventorro : comida casera y sencilla. 

Pedraza, Segovia

El castillo de Pedraza, su iglesia románica, la plaza portada, casonas blasonadas, la iglesia de Santa María, la plaza mayor… Pedraza es otro de esos pueblos que a más de uno nos gustaría tener para refugiarnos del tráfico, la polución, las prisas y el ruido. 

Casas señoriales y palacetes se suceden paseando por sus calles y los veranos por aquí tienen un aire especial.

Un consejo: no debéis iros sin probar los judiones de la granja. Puede que en esta época del año no apetezca mucho un guiso de estas características, pero recordad que ¡estamos de vacaciones! Y que, tras el almuerzo, llega la siesta. Muy recomendable el restaurante El Soportal , en plena Plaza Mayor.

Lekeitio, Vizcaya

Esta localidad pesquera, a medio camino entre San Sebastián y Bilbao, es uno de los rincones costeros que destacan en el País Vasco.

Playas como la de Isuntza y Karraspio para darse un buen baño, la isla de San Nicolás para visitar cuando baja la marea, y una interesante propuesta de ocio y cultura para los meses estivales.

El casco antiguo se caracteriza por estrechas calles de adoquines y pequeñas plazas donde late la vida del lugar. En la de se puede comprar pescado fresco, el mismo que nos van a servir en los bares y restaurantes que nos encontramos por su pintoresco puerto. 

No debemos perdernos las vistas desde la cima del monte Lumentza, un paseo que arranca en la iglesia de Asunción de Nuestra Señora.

Torazo, Asturias

Apenas 100 habitantes... Eso es sinónimo de silencio absoluto y tardes en calma, se encuentra en las montañas asturianas, a los pies del monte Picu Incós, una localidad de origen celta que presenta una arquitectura típicamente de esta tierra. 

Para hospedarnos podemos optar entre varios hoteles rurales y cortijos acondicionados para el turismo donde sentirnos como en casa, como la Hostería Torazo.

Covarrubias, Burgos

Numerosos reconocimientos y premios avalan la belleza de este municipio de la comarca del Arlanza, en Burgos.

En sus vías y plazoletas, en los callejones y en las fachadas de casas y monumentos se conserva el testimonio de las muchas civilizaciones que han pasado por aquí, desde celtíberos y romanos a visigodos, reflejos del medievo y del barroco. 

Su patrimonio histórico-artístico se complementa con los muchos eventos culturales, gastronómicos y fiestas tradicionales que se celebran en el lugar y que lo convierten en otro pueblito bueno perfecto para veranos, puentes y fines de semana.

Capileira, Granada

En las Alpujarras granadinas nos encontramos con varios pueblos que merece la pena visitar y saborear a fuego lento. Uno de ellos es Capileira, perteneciente al Parque Nacional de Sierra Nevada y considerado uno de los municipios más altos de la península.

Está nombrado Conjunto Histórico Artístico y Paraje Pintoresco y ofrece la típica imagen que tenemos de un pueblo andaluz, de casas de color blanco y calles estrechas y empinadas. Tanto es así que se ha declarado modelo de arquitectura popular. 

Puede que durante el día necesitemos un buen refrescón en estas tierras, pero por la noche bajan las temperaturas y la sábana e incluso alguna colcha serán muy bien recibidas.

Están son algunas de nuestras propuestas para pasar unas vacaciones diferentes, esperamos que os gusten y que ¡las disfrutéis!

Información, Conde Nast Traveler by María Sanchez Palomo

Photo, Alamy

 

Últimas Noticias