Give2Get Give2Get

"Más que una empresa de Marketing"


Resiliencia IT en la pandemia

¡Qué el animo no decaiga!

Twitter Facebook Linkedin

Resiliencia quizá sea una de las palabras que más se está utilizando en los últimos meses, porque es aquella que describe mejor lo que debemos hacer para superar esta crisis provocada por la pandemia: adaptarnos.

Sin embargo, resiliencia o adaptarse a estos malos tiempos no significa no hacer nada y resignarse.

¿Hasta cuándo durará esto?, ¿resistiremos?, parecen ser las preguntas que todos nos hacemos.

Os traemos consejos para gestionar la "fatiga pandémica" de la mejor manera posible y para que vuestro animo no decaiga.

Observa cómo te encuentras por dentro 

Dedica tiempo a detectar las emociones negativas y los pensamientos que las originan para transformarlas en positivas con técnicas de distracción, como practicar actividades de ocio que te gusten.

Maneja el consumo de información sobre la covid-19

Dedicar demasiado tiempo cada día a escuchar, ver o leer noticias sobre la evolución de la pandemia puede acentuar la sensación de desgaste y alimentar los sentimientos de angustia y ansiedad. Sobre todo evita hacerlo antes de ir a dormir.

Actívate: disfruta de tu ocio

Dedica tiempo a descansar y estar con tu familia y también a practicar tus aficiones: leer ese libro pendiente, organizar por fin las fotos o empezar con ese hobby para el que no disponías de tiempo.

Relájate: aprende técnicas de autocontrol

Practicar de manera regular actividades como relajación muscular, meditación, mindfulness o yoga, e incluso escuchar música en un entorno tranquilo, te ayudará a neutralizar la activación fisiológica del organismo que produce el estrés y te proporcionará un mayor control de los pensamientos y las emociones.

Fomenta las relaciones personales y apoya a los demás

Cuando te sientas muy angustiado o triste, cuéntaselo a las personas en quienes confías.

Ofrécete para apoyarles tú a ellos también: ayudar a los demás mejora tu propio estado de ánimo y reduce el estrés.

Haz deporte de manera regular

El ejercicio físico reduce la intensidad del estrés, fomenta una sensación de bienestar y conlleva beneficios para el organismo. Los expertos recomiendan practicar al día una media hora de deporte, adaptado a la edad y estado físico. 

No restes horas a tu sueño

Descansado, afrontarás mejor cualquier conflicto o situación que consideres estresante.

Por ello, trata de ir a dormir siempre a la misma hora y descansar al menos siete u ocho horas diarias. 

Cuida tu dieta

Sigue una dieta saludable, variada y equilibrada que incluya una gran cantidad de frutas y verduras.

Sus vitaminas y antioxidantes mantendrán elevadas tus defensas y también te ayudarán a estar de mejor ánimo.

Evita los hábitos tóxicos o poco saludables

La alimentación equilibrada y el deporte deben acompañarse de otros hábitos como eliminar el consumo de tabaco y reducir o eliminar el de alcohol.

Sobre todo en la última franja de la tarde, intenta reducir la toma de bebidas alcohólicas o sustancias estimulantes como el café o el chocolate.

Dale importancia a la respiración

Respirar con el diafragma te ayudará a regular los picos de estrés o nervios.

Coloca una mano sobre el pecho y otra sobre el diafragma y, a continuación, inspira durante tres segundos por la nariz intentando llevar el aire a la parte baja de tus pulmones, de manera que se mueva la mano sobre el diafragma y la otra permanezca lo más quieta posible.

Haz una pausa de tres segundos y luego espira el aire por la nariz o la boca durante otros tres segundos.

Equipo Give2Get

 

Últimas Noticias